domingo, 10 de mayo de 2009















Regalo para mi compi de trabajo y del alma que ha sido su cumpleaños. Es una bellísima persona. Le tengo mucho aprecio y me l'estimu molt. Siempre dispuesta a ayudar, comprometida, siempre alegre y super trabajadora. Y tiene una gracia innata y especial para decir las cosas. Es un gusto trabajar con ella. A mi me hace ser más positiva y aprendo cosas de ella cada día tanto a nivel laboral como personal. Tengo mucha suerte de tenerla a mi lado.

Es el primer fular que he hecho con pinturas vaporizables. El resultado ha sido muy bueno por la uniformidad del color en las zonas grandes, y sobretodo por el brillo y caída que mantiene la seda. Precioso. Pero he tenido problemas con la fijación, porque no es lo mismo fijar una pieza pequeña en olla a presión casera que un pañuelo grande porque el vapor necesita más tiempo para penetrar a través de tantas capas de tejido y cuando lavé la pieza después de fijarla soltó bastante tinte azul. Es una pena porque el color no ha quedado tan intenso como antes de fijarlo. Después me he enterado por una profesional de que no hay que interrumpir la fijación y yo destapé la olla para añadir más agua por si se quedaba sin... en fin que de todo se aprende, y en esa fase estoy, experimentando...
El pañuelo hay que lavarlo a mano por separado con un jabón neutro y agua fría y sin retorcerlo, solo escurrirlo lo que se pueda y plancharlo húmedo por el revés con una tela de algodón por encima. Bueno esto todos los pañuelos pero este con más mimo.

Tengo que averiguar donde hay un servicio de fijado profesional para llevar piezas grandes.

En la foto se ve el montaje que lío cuando pinto un fular. Hay que colocar la seda bien tensada para poder dibujar el motivo, pasarle la guta y finalmente dar el color. A los 4 palos de madera con muescas que forman el bastidor encajándose entre sí, aquí empalmé dos palos más, los uní con cinta de pintor. Entonces se enganchan las garras al bastidor con gomas elásticas. Las garras son esas piezas de plástico con patitas metálicas que se cogen al dobladillo del pañuelo para que no se rasgue la seda. Menos mal que la mesa de comedor es grande y me cabe el bastidor, y resto de accesorios, cuando la tenemos que usar lo coloco de pie apoyado en la pared y luego otra vez a la mesa.
Próximamente post sobre el fijado.

2 comentarios:

michell ilustraciones dijo...

Hola Alicia,
que hermosos trabajos! muy bellos...el trabajo con telas debe ser muy difícil!

gracias por pasarte por muy blog!
un saludo!

Abogada en Bcn dijo...

queremos ver más!!!!!!!!!!!

 
Free Hit Counter